DestacadasProvincia

4 “palos verdes” pagaron los insolventes

Se confirmó que los asiáticos que integran MURALLA CHINA S.A., pagaron u$s 4.000.000 por la adquisición del Frigorífico Tomás Arias, más de allá de tener antecedentes de insolventes al momento de realizar la millonaria operación. El grupo Velar, anterior propietario de la firma, reconoció el monto en dólares que percibieron de manos de los inversionistas chinos. Desde el gobierno de la provincia, juraron y recontra aseguraron que no se aportó dinero alguno a favor de los empresarios, ligados a la explotación de supermercados en la zona del gran Buenos Aires.
Aunque la sospechas de lavados de activos, surgen cuando uno de los compradores, figuraba como beneficiario de la Asignación universal por hijo (AUH), mientras que el otro socio, aparecía como un deudor moroso de increíblemente $7.000, como lo señaló en el momento de la compra del establecimiento Arias, un informe del propio Banco Central de la República Argentina (BCRA).
Jiawei Zhuang de 44 años, radicado en Alberti 2028 en Ituzaingó (Buenos Aires), es quien aparece como vicepresidente de la emprendedora firma cárnica. Desde el 19 de febrero de este año, ocho días después de rubricar el acuerdo marco con el gobernador Gustavo Valdés, fue habilitado para cobrar la AUH en el Banco Industrial. Yi Zhuang, un joven de 32 años, soltero con domicilio en la calle Artigas 680 de Ituzaingó (Buenos Aires), es quien se presenta como presidente de MURALLA CHINA S.A. Estuvo calificado por el Banco Central de la República Argentina, en categoría 4, la de insolvencia e incobrabilidad, por una deuda de 7 mil pesos al sistema financiero. Al momento de firmar los contratos y convenios con el gobierno radical de Valdés, Yi Zhuang le debía 2.000 pesos al Banco Santander Rio y 5.000 pesos al COMAFI, caratulado como un contribuyente que no puede pagar una cuota mensual de $285. Estaba inscripto en la AFIP como autónomo, y solo acreditaba ingresos de hasta $27564 cada 30 días.
En ninguno de los dos casos, se observa algún respaldo económico serio que justifique el desembolsó de millones de la moneda americana para comprarle al grupo Velar el Tomás Arias, más ahora que se conoció oficialmente el monto de la operación. Algo no cierra.

¿NEGOCIO INMOBILIARIO?

Actualmente en la zona de Riachuelo se construyen exclusivos countrys. En uno de ellos, viven un senador nacional, y un senador provincial electo, en majestuosas viviendas. Y hay probabilidades que detrás de la compra de las 42 hectáreas que rodean al frigorífico, se oculte un negocio inmobiliario sin precedentes. Es algo que se sabrá con el tiempo.
Valdés, paradójicamente se encuentra camino a China con una comitiva oficial que incluye al presidente de la Cámara de Diputados, Pedro Cassani, con la idea de buscar durante los 15 días que dura la “embajada itinerante”, nuevos horizontes comerciales para la provincia.
El convenio para reactivar el Tomás Arias fue firmado el 11 de febrero de 2019, conocido como Acuerdo Marco. Los chinos constituyeron un consorcio dentro de un contrato social que tiene vigencia desde el 21 de diciembre de 2018, es decir, siete semanas antes del cierre de las negociaciones con el Estado correntino. Según el anuncio gubernamental “los capitalistas chinos” invertirían unos U$D10.000.000 para poner en marcha la firma que faenaría 350 cabezas de ganado diariamente y daría trabajo a 150 operarios de forma directa y a otros 400 indirectamente.
Asimismo también recibiría un importante aporte del Estado provincial para arrancar con la industria proveniente del fideicomiso del Banco de Corrientes.

Para recordar

Manuel Sussini, ex legislador de la provincia, quien supo tener sobresaltos económicos como ganadero quebrando su producción y liquidando sus campos en el Departamento de Santo Tomé, fue el responsable de las gestiones para la firma de la escritura N°406 que dio nacimiento a la compañía frigorífica MURALA CHINA S.A.. Sussini también se mostró como consejero del gobierno radical, hasta entregando una tarjeta oficial con la que se presentaba para concretar negocios. Una función que admitía en sus cuentas de redes sociales. Cargo que se cree al que habría renunciado para convertirse en el CEO -Chief Executive Officer, nada más ni nada menos que el director ejecutivo de la chinesca sociedad. En su momento el santotomeño fue investigado por la Justicia Federal por lavado de activos, al tener una buena suma de dólares (119.690) en la afamada cueva financiera Pyramis ya disuelta, perteneciente al Grupo Boschetti, unos de los escándalos judiciales más resonantes de la última década.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar