DestacadasPolítica

Dos casos Testigos: la Justicia llega tarde o no llega

Luego de 18 años, finalmente se condenó a quienes perpetraron el robo millonario en el AÑO 2002, al otrora subsecretario de Cultura, Norberto Lischinsky, quien falleció en agosto de 2008. Hace 12 años atrás.
El Tribunal Oral Penal 2 sentenció a Pedro Román, a 7 de prisión y a su pareja, Karina Blanco, a 3 años de cárcel en suspenso. Dicen que todo se demoró porque Román cumplía una pena en Santa Fe.
En 2007, el Superior Tribunal de Justicia, declaró la nulidad de una sentencia que involucraba a la hoy empresaria de eventos Graciela Borré, y a quien fuera titular de Información Pública, Juan Carlos Kartens. Ambos del Panu.
Estaban acusados por malversación de caudales públicos por un valor 600 mil dólares. Eran equipos de TV que desaparecieron. La Corte Provincial dispuso que se haga el juicio de nuevo por fallas en el proceso. Tras 13 años nunca se cumplió esa orden, y la causa caducó.
Karsten falleció en 2019. Quien los condenó, paradójicamente era la Cámara del Crimen N°2, convertida en la actualidad en Tribunal Oral n°2, pero con otra composición. La justicia cuando llega tarde no es Justicia. Y cuando no llega, no existe.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar