DestacadasInterés GeneralPolíticaProvinciales

Literal: El Pediátrico se cae a pedazos


Explicado mejor: abundaron los llamativos carteles ultra millonarios para la construcción, reparación, remodelación, restauración, etcétera, de diversas obras de interés públicos. Siempre bienvenidos, de no ser por la llamativa cantidad de ceros o la escasa manera de discernir las prioridades en el gasto de los dineros públicos.

El gobierno correntino se ha caracterizado a través de 20 años por la cartelización de la obra pública. Por lo visto el estado radical de Corrientes tiene otras prioridades llenas de ceros. El techo y todo el Hospital Pediátrico, pueden esperar.

Es el turno del Hospital Pediátrico Juan Pablo Segundo, a simple viste falto de mantenimiento edilicio. Con techos que se muestran amenazantes y con todas las ganas de precipitarse, con el riesgo que ello lleva tratándose de un lugar de alojamiento de decenas de pequeños junto a sus familiares.

Los reclamos y hasta las quejas caen en saco roto y en lugar de mantenerlo o repararlo, se debe recurrir a increíble campañas para juntar tapitas de gaseosas, en el afán de comprarle algo al edificio asistencial de pequeños que está sobre avenida Artigas.

Por lo visto el negocio constructivo, para el gobierno, está en otro lado. Donde se anuncia con toda la parafernalia mediática que se pauta, el inicio de la remodelación de la Plaza 25 de Mayo a cambio de 100 millones de pesos y más de 3 millones de pesos al todavía bien presentado y bonito Teatro Vera (¿Por qué entonces su imperiosa remodelación?). Justo en tiempos de vacas flacas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar